lunes, 30 de enero de 2017

UN FUERTE ABRAZO

     Es bastante complicado echarse a los brazos de una fría cabeza, ya no sé lo que es mejor, un vuelo a motor por un plano de cristal o la falda por un puente. Va Bukowski por las venas y Poe por los fantasmas. Neruda alimentando el silencio, Lorca echando de menos la poesía en los labios de alguien que vende acrobacias… Tantos poetas para que venga un tropiezo con un candado abriendo un regalo de inventos y un maratón de fiesta entre horarios de visita, una emoción pendiente de algo recurrente que amanece entre preguntas estúpidas…
   
   Hay veces que es mejor no tener buenas ideas porque no hay frenos cuesta abajo, lanzarse por la corriente es ir en un barco equivocado y en un horizonte no tan lejano, hay sonrisas que matan sonrisas… hay sonrisas que nos dejan ciegos y mudos, hay jardines en los que nacen suelos de escarcha, dejan témpanos de hielo en las huellas de nuestros pasos y un cambio climático erizando nuestra piel… pólvora mojada va cara abajo y a golpe de talonario, van las agujas saldando sus cuentas con el reloj… fue un casino la tienda de la esquina, se hizo arcilla la lluvia que de madrugada baña la ciudad, fue una casualidad demasiado causal que vino a romper las fronteras de mis  labios y dejando sin defensas un castillo a mi costado… Las pupilas dilatadas firman mas sentencias que un magistrado y las palabras dan más zarpazos que un felino, en el fondo de mi bolso está la garantía de algo que no volverá a pasar y un sobre sellado con carmín guarda los números de una caja fuerte llena de adicción, fue un golpe de suerte lo que me llevó a ser un laberinto en la respiración, un descontrol en el argumento de una novela de ficción… Fue todo un honor ser el miedo de todos los sentidos, un mar de dudas en lo alto del Everest y la cara “b” de un disco que suena al revés...

    No me importa ser la rara si ello significa ser yo misma, que a pesar de tener una lista de moralejas sigo equivocándome en el cuento, no quiero ganar batallas más bien disfrutar del momento, quiero seguir cumpliendo años sin dejar de ser esa niña, no me importa ser astronauta si mi espacio lo ocupa tu sonrisa, que a pesar de ser libre estoy presa en mi planeta, no quiero viajar por el mundo si tu cuerpo es algo vacío jugando a ser soldado, no me importa ser la rara si ello significa ir contigo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario