lunes, 1 de mayo de 2017

NUEVE (IX)

       En enero va empezando lo que hace poco terminó, por los pliegues de la piel va un ave fénix abriendo camino entre zarzas, haciendo fiesta de las ganas, llenando la mirada de lo que  remueve las entrañas, marionetas son los ojos del surco de la boca,… tanto perdí que gané un carnaval en febrero por los bordes de la cama, se disfrazan margaritas de gotas de rocío y en mitad de marzo los cristales se vuelven arena para poder pisar con fuerza e intención, si me hubieras conocido como tanto presumías no te habría entrado tanta prisa por borrar abril de mis pestañas, presupones porque no te fijas en mis ojos, eres incapaz de ver la lluvia de mayo en los balcones llenos de flores, cupido juega a los dardos a mis espaldas y se enmaraña en las telas de araña que deja tu recuerdo en junio… No quiero mas promesas que dejan quemaduras en las alas de quien por el suelo siente nubes que se abren en julio, no es el sol que arde a mis pies son los clavos que hace años intentan crucificarme desde niña… y aunque en agosto hay mucha fiesta sigo sin creerme ese maldito laberinto de dudas y cordura...
     Poe va por septiembre barriendo hojas de las aceras, descifrando las fases de la luna, haciendo ríos por los pliegues de la piel, desbordando los sentidos en ambas direcciones, de las raíces hasta las entrañas pasando por las dunas en las que mis manos se inundan y me dejan muda, unas palabras en mi garganta se anudan y Poe va maquillando las noches con sus poemas deshechos en octubre entre las ramas de algún cerezo, el silencio no es la peor cuesta abajo, no hay un noviembre dulce si nuestros labios solo suspiran y no sonríen, algo falta a nuestro lado cuando la mente vuela alto y tú estás atado a una piedra, así imposible sentir calor en diciembre, tiemblan los últimos días, no hace falta ser valiente basta con ser uno mismo, no hace falta un billete a la luna basta con un momento a tu lado.

      Poe dibuja un nueve en mis párpados, a mis espaldas complejos números de matemáticas y en mis manos la posibilidad de soñar despierta… No hace falta un espectáculo basta con una sencilla mirada….

No hay comentarios:

Publicar un comentario