lunes, 30 de enero de 2017

AL ALBA

No sé qué pasa,
me lanzaría al océano
aunque mis huesos se calen de frío
y en la calma algo incierto sea fuego;
me lanzaría a tu cuello
aunque se derrame tinta por mi pecho
de unas palabras que llueven por dentro;
mudas y heridas van las ganas
por la piel de un “te necesito”…
… pero el miedo cose labios
 y los suspiros llenan el aire de besos perdidos.

  La garganta está llena de nudos
y el suelo de miradas;
por la carne un escalofrío conecta los sentidos,
de tu sonrisa nacieron mariposas
que revolotean por mi ombligo,
las manos en la espalda son alas
que hacen del mundo un plano pequeñito
y de lo que se siente algo infinito.

  Va la torpeza enjaulada a mi físico
y la madrugada atada a mis pestañas;
el corazón es un músico
y  a “mi la do” una escala
que se derrama por el pentagrama de mi mirada;
los versos se desbordan como cascadas,
arrastran el tiempo a un vacío,
marcando el terreno de sentimientos,
trazando un acantilado  al borde de la cama,
haciendo imposible tres palabras,
haciendo posible echarte de menos…
…pero el silencio
va a toda prisa por el pensamiento
y se tropieza con lo cierto
y en una oración se olvida del complemento directo.  

    En un descuido,
la locura pierde la timidez,
se pasa de frenada,
dejando sin adjetivos los capítulos de un libro
y sin aliento una cara asustada.
Quiero engañarme con argumentos
que no son míos
pero los amigos me recuerdan quien es “mi nada” preguntándome, ¿En qué piensas?... 
Se marcan en la espalda las sábanas,
en el techo el hecho de echarte en falta,
no sé qué pasa,
me lanzaría a abrazarte
para hacer de tus lágrimas una primavera
pero no hay una costura entre tus brazos y los míos…
… y el hilo solo cose un cuento a estos versos.


lunes, 26 de diciembre de 2016

SE ME ESCAPAN UNOS VERSOS

Se me escapan unos versos.
Antojados en un poema
que solo quiere ser prosa al viento.
Aventureros pasan de largo
y van a tu lado.
De mí no saben nada,
me ignoran,
aunque soy yo quien los siento.

Nacieron un día cualquiera;
por ejemplo,
de mis ojos al verte sonriendo,
haciendo posible cuatro estaciones
en un metro cuadro,
pero a mí me ignoran,
solo quieren tu ausencia a mi vera,
se van a tu lado como un pincel a un lienzo,
parecen lluvia deshaciéndose en el suelo,
pero no…
son ellos tras tus pasos,
ellos saben que tú eres poesía,
por eso van a tus párrafos a ser literatura,
a mí me ignoran,
aunque soy yo la tinta de sus líneas.

Se me escapan unos versos.
Invisibles a miradas ajenas,
se enredan prensando el adentro,
de los suspiros hacen piruetas,
capaces de parar el mundo un momento,
de engañar al miedo,
de a un segundo hacerlo eterno
y a lo eterno pasajero.


 Valientes siguen tus huellas dibujándose en baldosas,
siguen tu esencia en figuras retóricas…
me dejaron mirando a lo lejos,
con la hoja en blanco y sin mina el lapicero.
Parecen colores de un decorado,
pero no…
son ellos acompañándote en silencio…
se dijeron:
¿Para qué echarte de menos
si podemos ser todo sin tú saberlo?

Y así es como se hicieron poema.

lunes, 12 de diciembre de 2016

A LAS DIEZ Y DIEZ

     A las diez y diez brota una sonrisa de las agujas del reloj, sus pasos no son como los de los demás, dejaron huella en la arena de mi orilla,  algo envuelve el rumor, algo que yo solo puedo ver porque solo yo puedo sentir, solo a mí me desarmó, dejó sin manecillas a un reloj. ¿A quién le doy las gracias por dejarme a mi suerte, sentada en la puerta, esperando una carta sin remitente al otro lado de un “te espero llegar”…?  Dejas mis labios como un  pincel  sobre un  lienzo, haciendo siluetas de garabatos en espiral, rodeando un edificio a punto de derrumbarse, no sé yo si tengo al enemigo en el corazón o a un héroe en la razón…

     Perder el norte y hacer una fiesta con la locura al sur de tu vientre, el lenguaje de signos de unos labios mudos son las miradas que se van a la deriva por los átomos de una sonrisa… El efecto mariposa de una caricia deja en los huesos las decepciones y enmaraña bocas sedientas de suspiros robados por impostores… Los párpados mojados van viendo el sol, el rocío en la piel va engendrando motivos en las palmas de las  manos; se despierta la fiebre por la  frente, en los labios se rompen palabras  y cenizas por la espalda, el paraíso está en lo que sentimos y el infierno en lo que desatamos, no es ni bueno ni malo, todo es todo sin su nada… 

miércoles, 22 de octubre de 2014

TODO LO QUE FALTA

     Enganchada a notas musicales, todo suena mucho mejor, el suave movimiento de unos dedos desencadenando blanco y negro, se hiela tras el cristal… No habría estaciones sin sentimientos, ni poesía sin amantes locos;  todo es maravilloso haciéndose una la despistada, como si nada hubiera pasado, el recuerdo va paseando por adoquines de algodón, igual que mis pasos por baldosas amarillas, y en Oz, un mago quiso engañarme conmigo misma… me deshice del cuento y quedó un huracán…
      Por las sendas de bosques frondosos, caen en mi espalda las gotas de rocío que van adornando mi senda  y por la orilla de un río, haciendo equilibrio, van susurros arrullando el agua,  remontando los meandros se van quebrando los días en el calendario, tener nuevas esperanzas en algo equivocado solo sirve para darle vida a una manada de cicatrices, que aullando, van alterando el viento, haciendo tormenta de una calma y artillería de unas flores… pudiendo evitar un descalabro montaña abajo para qué quedarme prensada por tus brazos… mejor cruzo el Atlántico a nado, porque empiezo a ser la nariz de un payaso y un absurdo en el desencanto.
     
     No sé muy bien como va eso de saldar cuentas con los besos que no nos damos, si haciendo garabatos con los zapatos o bien construyendo muros con las trizas de un diario. Sin saber explicar lo que se derrama cuerpo abajo, algo apuntala el recuerdo sobre un cuadro  y a un costado, un músculo en quiebra se deshace en silencio, todo se va abriendo en un pecho cuando va sumando encantos encantados y aunque pueda parecer demasiado, mis motivos están dando palmas al efecto de tus causas  y no hay manera de a las raíces hacerlas ramas… ni a las barcas llevarlas al puerto, navegan por tu mirada, como desatada mis ganas por tu boca;  va acariciando el mar la brisa, como mis suspiros tus labios; se van por un acantilado los besos imaginarios y cerrando el telón un “te extraño” ,  puede parecer demasiado no saber cuáles son las razones que me llevaron a verte como unos versos en un libro de matemáticas y como unas frases despeinadas  en la dedicatoria de unas postales…
     Hay carmín en el retal de mi huella digital, sin compasión duerme a pierna suelta un esqueleto desenterrado de un teatro y una diva va agitando las calles con sus aires de grandeza… No me di cuenta que no era un escalofrío, más bien era el miedo de ser valiente ante lo cobarde y un fantasma anda perdido por las ojeras de una historia maquillada…puede parecer demasiado difundir un rumor por el rellano de mi alma y que a las 6 de la mañana sea un titular en mi calma pero tropecé con mi torpeza  y las mariposas convirtieron las tiritas en cenizas y las cenizas se hicieron fuego y fue alimentando de Goliat el ego… ahora no hay paraguas para las gotas de rocío y Cupido borracho apunta al aire por si algún ave emigra y se lleva en sus alas el cambio climático de mis pestañas.   

       Me parece una broma de mal gusto, estar limando asperezas con el destino que anda algo descarriado y no se convence que una fumata blanca marca la página de inicio de algo indescriptible, puede parecer demasiado pero lo incansable comienza a estar algo cansado  de estar lleno de todo lo que falta. 

martes, 29 de julio de 2014

TANGO Y FADO

     La sensibilidad entre los nervios es como un hielo derritiéndose en los labios.
     La forma de las manos se va deshaciendo entre los pliegues de la piel y las huellas van sumando sonrisas, sonrisas que nos envuelven en un halo de silencio… Hay un destino que nunca conoceremos por no saber mirarnos, por no dejarnos sentir. Estaba esperando el choque de tus brazos sobre el recuerdo y el ansia pintada en el mar… Pensaba que algo estaba haciendo bien y la razón se fue raíces abajo, en busca del agua que hay que dejar correr, si de algo me arrepiento es que no me arrepiento de nada y nada se ahoga en el silencio cuando una mirada se vuelve poesía y unos labios te desarman.
     Ahora que probé lo adicto de la oferta, la demanda no tiene precio y por el suelo van puntadas sin hilo cosiendo una estrella al  cielo… Basta con cerrar los ojos para sentir como abrazados un Tango y un Fado se desbordan, deshaciendo por la piel la locura de no saber por qué en algún lugar de ti me perdí y no me extraño.
      Se hicieron peregrinos mis labios por tu cuerpo y matemáticos mis dedos, subiendo montañas se marearon las intenciones y en la llanura los vientos se volvieron susurros, es tu culpa que mis suspiros sean Tango y Fado, melodía que lo abstracto vuelve escultura y al silencio, literatura…  Usted, banda sonora de mis días y noches… Fuimos dos notas entrelazadas cayendo enamoradas por la partitura de una madrugada “in crescendo”, Tango y Fado en  mañanas sin café… Sentimientos sordos, besos mudos… Usted, lo bello e inmenso que vive en mí, ese faro al borde del mar, esa caricia que estremece el adentro, ese fuego encima del somier, esa bendita historia paseando por la playa… Ojalá pudiera lanzarme a La Luna y secar sus lágrimas, de ahí el sabor salado del océano, de ahí el reflejo en mis ojos…

       Usted, Tango y Fado en mi voz cuando canto, piano y guitarra en mis manos, violín en mis labios… Usted hace de mí un arte, Tango y Fado que en una cantina ahora suena a Copla y Flamenco para no llenar el océano de saudade.