lunes, 1 de mayo de 2017

NUEVE (IX)

       En enero va empezando lo que hace poco terminó, por los pliegues de la piel va un ave fénix abriendo camino entre zarzas, haciendo fiesta de las ganas, llenando la mirada de lo que  remueve las entrañas, marionetas son los ojos del surco de la boca,… tanto perdí que gané un carnaval en febrero por los bordes de la cama, se disfrazan margaritas de gotas de rocío y en mitad de marzo los cristales se vuelven arena para poder pisar con fuerza e intención, si me hubieras conocido como tanto presumías no te habría entrado tanta prisa por borrar abril de mis pestañas, presupones porque no te fijas en mis ojos, eres incapaz de ver la lluvia de mayo en los balcones llenos de flores, cupido juega a los dardos a mis espaldas y se enmaraña en las telas de araña que deja tu recuerdo en junio… No quiero mas promesas que dejan quemaduras en las alas de quien por el suelo siente nubes que se abren en julio, no es el sol que arde a mis pies son los clavos que hace años intentan crucificarme desde niña… y aunque en agosto hay mucha fiesta sigo sin creerme ese maldito laberinto de dudas y cordura...
     Poe va por septiembre barriendo hojas de las aceras, descifrando las fases de la luna, haciendo ríos por los pliegues de la piel, desbordando los sentidos en ambas direcciones, de las raíces hasta las entrañas pasando por las dunas en las que mis manos se inundan y me dejan muda, unas palabras en mi garganta se anudan y Poe va maquillando las noches con sus poemas deshechos en octubre entre las ramas de algún cerezo, el silencio no es la peor cuesta abajo, no hay un noviembre dulce si nuestros labios solo suspiran y no sonríen, algo falta a nuestro lado cuando la mente vuela alto y tú estás atado a una piedra, así imposible sentir calor en diciembre, tiemblan los últimos días, no hace falta ser valiente basta con ser uno mismo, no hace falta un billete a la luna basta con un momento a tu lado.

      Poe dibuja un nueve en mis párpados, a mis espaldas complejos números de matemáticas y en mis manos la posibilidad de soñar despierta… No hace falta un espectáculo basta con una sencilla mirada….

lunes, 30 de enero de 2017

UN FUERTE ABRAZO

     Es bastante complicado echarse a los brazos de una fría cabeza, ya no sé lo que es mejor, un vuelo a motor por un plano de cristal o la falda por un puente. Va Bukowski por las venas y Poe por los fantasmas. Neruda alimentando el silencio, Lorca echando de menos la poesía en los labios de alguien que vende acrobacias… Tantos poetas para que venga un tropiezo con un candado abriendo un regalo de inventos y un maratón de fiesta entre horarios de visita, una emoción pendiente de algo recurrente que amanece entre preguntas estúpidas…
   
   Hay veces que es mejor no tener buenas ideas porque no hay frenos cuesta abajo, lanzarse por la corriente es ir en un barco equivocado y en un horizonte no tan lejano, hay sonrisas que matan sonrisas… hay sonrisas que nos dejan ciegos y mudos, hay jardines en los que nacen suelos de escarcha, dejan témpanos de hielo en las huellas de nuestros pasos y un cambio climático erizando nuestra piel… pólvora mojada va cara abajo y a golpe de talonario, van las agujas saldando sus cuentas con el reloj… fue un casino la tienda de la esquina, se hizo arcilla la lluvia que de madrugada baña la ciudad, fue una casualidad demasiado causal que vino a romper las fronteras de mis  labios y dejando sin defensas un castillo a mi costado… Las pupilas dilatadas firman mas sentencias que un magistrado y las palabras dan más zarpazos que un felino, en el fondo de mi bolso está la garantía de algo que no volverá a pasar y un sobre sellado con carmín guarda los números de una caja fuerte llena de adicción, fue un golpe de suerte lo que me llevó a ser un laberinto en la respiración, un descontrol en el argumento de una novela de ficción… Fue todo un honor ser el miedo de todos los sentidos, un mar de dudas en lo alto del Everest y la cara “b” de un disco que suena al revés...

    No me importa ser la rara si ello significa ser yo misma, que a pesar de tener una lista de moralejas sigo equivocándome en el cuento, no quiero ganar batallas más bien disfrutar del momento, quiero seguir cumpliendo años sin dejar de ser esa niña, no me importa ser astronauta si mi espacio lo ocupa tu sonrisa, que a pesar de ser libre estoy presa en mi planeta, no quiero viajar por el mundo si tu cuerpo es algo vacío jugando a ser soldado, no me importa ser la rara si ello significa ir contigo…

UNA CIUDAD ABIERTA

     Qué lejos se van las miradas perdidas
enredadas en ríos de aguas tranquilas
y casi sin sentido se hacen caminos.
Qué hacen en la noche solos, cayendo enredados como dos enamorados unos abrazos rotos...
Quizá afinando las notas de un piano
que busca el sonido de un abrazo.

   Aspirando el consuelo de un triste señuelo,
va cayendo por el suelo el adiós de un pañuelo.
En el rumor de la memoria,
algo animal, algo subterráneo
gira en espiral en el Mediterráneo,
ojalá pudiera colarme en tu experiencia.
Mis labios como mermelada
se deshacen en tu espalda
y mis manos ancladas en Sierra Nevada

van guiando sábanas blancas.

AL ALBA

No sé qué pasa,
me lanzaría al océano
aunque mis huesos se calen de frío
y en la calma algo incierto sea fuego;
me lanzaría a tu cuello
aunque se derrame tinta por mi pecho
de unas palabras que llueven por dentro;
mudas y heridas van las ganas
por la piel de un “te necesito”…
… pero el miedo cose labios
 y los suspiros llenan el aire de besos perdidos.

  La garganta está llena de nudos
y el suelo de miradas;
por la carne un escalofrío conecta los sentidos,
de tu sonrisa nacieron mariposas
que revolotean por mi ombligo,
las manos en la espalda son alas
que hacen del mundo un plano pequeñito
y de lo que se siente algo infinito.

  Va la torpeza enjaulada a mi físico
y la madrugada atada a mis pestañas;
el corazón es un músico
y  a “mi la do” una escala
que se derrama por el pentagrama de mi mirada;
los versos se desbordan como cascadas,
arrastran el tiempo a un vacío,
marcando el terreno de sentimientos,
trazando un acantilado  al borde de la cama,
haciendo imposible tres palabras,
haciendo posible echarte de menos…
…pero el silencio
va a toda prisa por el pensamiento
y se tropieza con lo cierto
y en una oración se olvida del complemento directo.  

    En un descuido,
la locura pierde la timidez,
se pasa de frenada,
dejando sin adjetivos los capítulos de un libro
y sin aliento una cara asustada.
Quiero engañarme con argumentos
que no son míos
pero los amigos me recuerdan quien es “mi nada” preguntándome, ¿En qué piensas?... 
Se marcan en la espalda las sábanas,
en el techo el hecho de echarte en falta,
no sé qué pasa,
me lanzaría a abrazarte
para hacer de tus lágrimas una primavera
pero no hay una costura entre tus brazos y los míos…
… y el hilo solo cose un cuento a estos versos.


lunes, 16 de enero de 2017

LA VIDA ES UN MINUTO

Desde el primer momento que empecé a caminar hacia ti,
comencé a hacer inmensos pequeños detalles
y a sentir como la distancia se hace nada
cuando cierro los ojos e imagino que estás a mi lado.
La verdad no sabría explicar lo que pasa....
parece fácil pero es raro porque entre tantas palabras una se pierde
y las fechas en el calendario las lleva el viento...
sea invierno, sea verano... todo va pasando....
va desfilando a un ritmo acompasado
que propone “un no me doy cuenta”
y sin querer vemos lo que hemos dejado escapar

en nombre de “un tal no es el momento adecuado.”


Solo con mi mirada, observándote, recorro el mundo....
hago caminos con mis manos, con mis labios
y en una playa varada van mis ganas,
haciendo garabatos en la arena de tu orilla...
y los golpes de las olas contra las rocas no son mas que latidos...
de los motivos... de las razones
que hacen que a cada paso,
vaya naciendo algo hermoso
en nombre de “un tal lo que soy es lo que siento”.
Déjame ver amanecer en tus ojos,
déjame sentir la vida en tus labios...
déjame caminar a tu lado
para disfrutar de la tranquilidad que me proponen tus manos...
porque la vida es un minuto por la que me quiero dejar llevar
y me deja sin palabras desbordando la comisura de mis labios de silencio,
que mi mirada atrapa para abrazar en la distancia,
lo que contigo que he aprendido.
Van unas líneas convirtiéndose en caminos,
dándole forma a lo que somos,
agrandando lo que sentimos,
volcando el olvido...
pesada carga tiene el presente con el pasado
que se ancla en nuestros hombros...
y juega a la gallinita ciega
y nosotros como estúpidos aceptamos el reto...
Tan difícil... tan raro...
es aceptar el riesgo de poner las cartas sobre la mesa...
tan fácil... tan normal...
salir corriendo tras una cuenta atrás envenenada...

Yo solo hay un lugar a donde quiero ir... y está a tu lado...
la vida es un minuto, así, ¿para qué quiero un reloj?
El ritmo lo marco yo con los gestos de mis manos que buscan tu cuerpo... 
y lo que me propongas será algo personal con el paso del tiempo...

Parece que llevas años acunando mis sueños...
de grandes monólogos a hablar en monosílabos
a quedarme sin palabras...
me fui enredando en tu cintura,
subiendo por ti hacia un cielo que se hace pequeño
cuando mi voz suspira por vos...
y mirando sentada en el horizonte,
veo el viento como acaricia el mundo,
con la misma ternura que mis ojos te miran a ti...
se aceleran de forma tranquila los pasos que me llevan a ti....
Todo lo absurdo quedó atrás...
hiciste de carne y hueso una figura de barro...
yo solo hay un lugar donde quiero dormir... y está entre tus brazos...
La vida es un minuto... desorientada en tus labios...
sigo la brújula de tu piel... bonito regalo de la vida…
Bonita casualidad tu sonrisa…

lunes, 26 de diciembre de 2016

SE ME ESCAPAN UNOS VERSOS

Se me escapan unos versos.
Antojados en un poema
que solo quiere ser prosa al viento.
Aventureros pasan de largo
y van a tu lado.
De mí no saben nada,
me ignoran,
aunque soy yo quien los siento.

Nacieron un día cualquiera;
por ejemplo,
de mis ojos al verte sonriendo,
haciendo posible cuatro estaciones
en un metro cuadro,
pero a mí me ignoran,
solo quieren tu ausencia a mi vera,
se van a tu lado como un pincel a un lienzo,
parecen lluvia deshaciéndose en el suelo,
pero no…
son ellos tras tus pasos,
ellos saben que tú eres poesía,
por eso van a tus párrafos a ser literatura,
a mí me ignoran,
aunque soy yo la tinta de sus líneas.

Se me escapan unos versos.
Invisibles a miradas ajenas,
se enredan prensando el adentro,
de los suspiros hacen piruetas,
capaces de parar el mundo un momento,
de engañar al miedo,
de a un segundo hacerlo eterno
y a lo eterno pasajero.


 Valientes siguen tus huellas dibujándose en baldosas,
siguen tu esencia en figuras retóricas…
me dejaron mirando a lo lejos,
con la hoja en blanco y sin mina el lapicero.
Parecen colores de un decorado,
pero no…
son ellos acompañándote en silencio…
se dijeron:
¿Para qué echarte de menos
si podemos ser todo sin tú saberlo?

Y así es como se hicieron poema.

lunes, 12 de diciembre de 2016

A LAS DIEZ Y DIEZ

     A las diez y diez brota una sonrisa de las agujas del reloj, sus pasos no son como los de los demás, dejaron huella en la arena de mi orilla,  algo envuelve el rumor, algo que yo solo puedo ver porque solo yo puedo sentir, solo a mí me desarmó, dejó sin manecillas a un reloj. ¿A quién le doy las gracias por dejarme a mi suerte, sentada en la puerta, esperando una carta sin remitente al otro lado de un “te espero llegar”…?  Dejas mis labios como un  pincel  sobre un  lienzo, haciendo siluetas de garabatos en espiral, rodeando un edificio a punto de derrumbarse, no sé yo si tengo al enemigo en el corazón o a un héroe en la razón…

     Perder el norte y hacer una fiesta con la locura al sur de tu vientre, el lenguaje de signos de unos labios mudos son las miradas que se van a la deriva por los átomos de una sonrisa… El efecto mariposa de una caricia deja en los huesos las decepciones y enmaraña bocas sedientas de suspiros robados por impostores… Los párpados mojados van viendo el sol, el rocío en la piel va engendrando motivos en las palmas de las  manos; se despierta la fiebre por la  frente, en los labios se rompen palabras  y cenizas por la espalda, el paraíso está en lo que sentimos y el infierno en lo que desatamos, no es ni bueno ni malo, todo es todo sin su nada… 

lunes, 5 de diciembre de 2016

DESORDENADA

         Entre lo que hace falta y nos sobra, 
tenemos miedo al valor, 
como si fuera a derrumbarnos 
mas que la cobardía y la duda. 
Explicar lo que sentimos, 
vayamos donde vayamos, 
tal día como hoy no será ayer, 
siempre algo presente, 
algo absurdo, desordenado y difícil. 

     Frío y lejano 
queda lo entregado con el alma 
a quien no supo ver con los ojos cerrados, 
para quien la belleza 
solo fue epidermis a pequeños rasgos. 
Sin tacto y sin consuelo el recuerdo, 
tal día como hoy era para siempre. 
Así de breve, 
así de sencillo fue el olvido, 
mas no escribo… 
no tiene memoria  la herida… 
tal día como ayer no será hoy… 
no tiene memoria la herida… 
está saturada de puntos suspensivos…